trends

Los mejores diseños de carteles de cine de la última década
¿Qué es una buena película sin una buena presentación? Eso sería precisamente lo que pensarían productores, directores y demás personas relacionadas con el mundo del cine. Gracias a ello nosotros hemos podido disfrutar de diseñadores y artistas poniendo su granito de arena en estas producciones, al igual que lo hicimos con los discos en nuestro artículo que repasaba las mejores portadas de la historia de la música. Ha llovido mucho en la historia de los carteles de cine pero en la actualidad podemos encontrar muy buenos ejemplos de cómo se trabajan diferentes estilos y de las tendencias en el mundo del diseño hoy. Presentamos una lista de algunos carteles de los últimos años que nos han sorprendido gratamente.   El lobo de Wall Street El j***** mejor p*** cartel de la historia, j****! No descuidemos las formas, pero es una manera muy apropiada de describir el cartel de esta película de Scorsese. Este cartel fue un trabajo de la agencia BLT Communications, encargada de otros trabajos como Alita o Stranger Things, entre otras. Una de las míticas escenas de la película se sitúa en un despacho de brókers que escuchan absortos una charla motivadora de su jefe (Leonardo Dicaprio) y luego una imagen de este mismo escenario donde los personajes se encuentran perdiendo totalmente el control. Lo que podemos ver en el cartel es un fotograma de ese descontrol mientras delante nos mira desafiante su protagonista, resumiendo muy bien todo el mood del film.   El Renacido Si analizamos un poco el uso del color y la composición, podemos apreciar el aire general de la película y sobre todo el frío. Mucho frío. Aunque en el cartel optaron por el retrato del protagonista en vez de los magníficos paisajes, me gusta el contraste elegido que hacen esas líneas rojas frente al frío azul del rostro y del fondo. En general me transmite con fuerza la dureza de la situación y los percances a los que se tuvo que enfrentar de nuevo Leonardo Dicaprio. Al fin y al cabo con esta peli se llevó el Óscar, y mira que tuvo que sufrir para conseguirlo.   Moonlight Este cartel (y muchos otros) fue diseñado por el director de arte Steve Reeves para la agencia InSync Plus, que es responsable de otros trabajos como Gorrión Rojo y Star wars: Los Últimos Jedi. Se trata de la fusión de tres caras formando una sola, la del protagonista, en las tres fases de su vida que narra la historia: infancia, adolescencia y madurez. Según el propio Reeves, el cartel salió a la primera casi sin ninguna modificación en el arte, solo unos ajustes de color, lo cual es sorprendente para el que se dedica a esta industria.   El Gran Hotel Budapest Para este diseño jugaron con la forma de una antigua recepción de hotel a modo de presentación de los actores que participan en la película. El uso del color en general en esta película es muy interesante, oscilando entre los cálidos, los rosas y rojos, y los azules. Me recuerda un poco al esplendor de la antigua Rusia con sus grandes familias de la aristocracia. La tipografía también acompaña al cartel con un toque clásico, gracias a la serifa, pero dándole un giro un poco más contemporáneo con la forma y con la fuente más estrecha. El diseño del Gran Budapest se basó en hoteles reales de la zona de Europa del Este. Uno de ellos, el Hotel Palace Bristol, fue la inspiración para el color pastel rosa del hotel ficticio.   Mother! Existen varios carteles para esta película pero el más interesante es el de la protagonista, Jennifer Lawrence, que se encuentra ilustrada evocando una imagen bucólica y cargada de simbolismo que bien me quiere recordar a Frida Kalho o a Dalí. De hecho está rodeada de flores pero sosteniendo un corazón ensangrentado entre sus manos. Estos carteles causaron gran sensación cuando salieron y nos vinieron de la mano de James Jean, ilustrador de origen taiwanés. La tipografía, a mano alzada y encima con la exclamación, nos despiertan una sensación de fuerza, drama y pasión.   Isle of Dogs Diseñado también por BLT communications, que además de la cartelería, desarrolló la campaña para redes, vídeos y demás material publicitario. The Isle of Dogs es una película de animación dirigida por Wes Anderson que está ambientada en un futuro distópico situado en Japón, en el que debido a una enfermedad como la gripe canina todos los perros han sido desterrados a una isla. Me llama la atención la influencia de la estética japonesa en el póster, tanto en los colores, como por supuesto y lo más llamativo, en los caracteres japoneses que traducen tanto el título como el nombre de todos los actores. Sí, hasta los americanos. Igualmente el uso de la composición vertical que se utiliza en el cartel está asociado a la cultura y escritura japonesa.   Birdman Como si de una ilustración de superhéroes clásica se tratase, con un estilo más parecido a la serigrafía por los espacios de color plano, se presenta al protagonista de nuestro cartel. Birdman narra la historia de Riggan Thomson, un actor en decadencia que no consigue deshacerse de la obsesión por su antiguo papel que le dio la fama. La encarnación del superhéroe que aún le ronda en la cabeza, aquí literalmente la vemos plasmada en el diseño.   Flatliners Este cartel también es bastante interesante. Juega con el efecto de la doble exposición, es decir, mezclar dos fotografías en el mismo fotograma. Además desfasa sutilmente los canales de los que se compone el color, de ahí que en una se pueda ver más azul y en otra más rojo. Gracias a este efecto, los protagonistas se muestran por una parte en un estado de inconsciencia y a la vez sufriendo situaciones cercanas a la muerte, todo debido experimento al que van a someterse.   Drive Me llama la atención este cartel por dos cuestiones algo contrapuestas a mi entender. El estilo de la película es neo-noir, pudiendo ver en una pose de tipo duro al misterioso “The Driver”, el protagonista de la película. Pero luego nos encontramos una tipografía más ochentera de color rosa que nos sitúa en otro contexto. Si bien la película está ambientada en una época más actual, conserva ciertos rasgos de las películas de cine negro de antaño.   La la land Este cartel ha sido diseñado por la agencia londinense All City y fue publicado para el Festival de de Cine de Venecia en Agosto del 2018. Representa una mítica escena de la película en la que los protagonistas intiman después de una fiesta. La escena llamada “a lovely night”, es un número de baile al anochecer muy al estilo hollywoodiense. ¿No es la misma farola que en “Cantando bajo la lluvia”? En fin... El equipo se centró en reducir la escena a una sola imagen para el cartel y plasmar ese cielo tan característico de la hora mágica.   Her Lo primero que me llama la atención de este cartel es la buenísima combinación de colores. El rojo que casi nos golpea diciendo 'romanticismo' contrasta con los ojos de protagonista, que parece que nos mira con cara de melancolía y tristeza diciendo “algo de esto no va a salir muy bien”. Esta aparente sencilla combinación de elementos gráficos consiguen comunicarnos de forma efectiva el tono general de la película que tanto gustó a la crítica.   Enemy En este cartel encontramos algunas sutiles pistas que nos desvelan parte de la trama. Primero la “N” en la tipografía está ligeramente inclinada en modo itálica que nos induce a pensar en algo paralelo. Luego lo complementas con la fotomanipulación en la que de la cabeza del protagonista sale esa misteriosa ciudad. Y por último una araña, o algo asi, que aparecerá como un símbolo más adelante en la narración. Bueno, en ese punto de la peli ya empiezas a sospechar. Encontrarse con tu doble en la vida real, normalmente contrario a ti, nunca es una buena señal. Esta es la premisa de la historia que nos narra este thriller psicológico dirigido por Denis Villeneuve. Tras haber hecho un pequeño repaso de algunos de los carteles que considero más relevantes, podemos reconocer la importancia que se le da actualmente a su diseño. No solo por ser la carta de presentación y nuestro primer juicio de valor a la hora de elegir película, sino que además los carteles nos enseñan grandes soluciones gráficas para comunicar las ideas tan complejas de algunos argumentos. Aunque esta lista puede parecer corta, si profundizamos descubriremos gran cantidad de buenos diseños (y algunos malos por supuesto) en toda la historia del cine.   Fotografía principal: Max Ostrozhinskiy
2 persons siluettes from behind
Dentro del panorama televisivo de hace 10 años era casi impensable que una serie de éxito pudiera tratar sobre uno de los gremios más estigmatizados de los últimos años: los informáticos. Desde fuera del gremio, la figura de un informático siempre ha sido idealizada como la de una persona solitaria, rara, metódica, asocial y, porque no decirlo, feo. Sin paños calientes. Creo que lo más aproximado sería el informático de Jurassic Park. Pero desde hace unos años,  esta imagen ha ido cambiado y el prototipo de informático se ha convertido en otra cosa. Desde un triunfador hasta un parásito social, pasando por un montón de variantes. Lo mismo puede ser un empresario de éxito que un hacker de Anonymus. O las dos cosas a la vez. El caso es que los canales de tele americanos se han dado cuenta de que este gremio es tan interesante como cualquier otro (o más) y había cambiado lo suficiente como para dedicarle una serie de calidad. Pero ¿se ajustan las series de informáticos a la realidad? Comparemos.   1.- The IT Crow. De origen inglés, en esta comedia vemos cómo es el departamento informático de una gran empresa: dos tipos trabajando en un sótano sin ningún tipo de contacto con el resto de la plantilla. Son el último mono pero han creado su propio mundo en el sótano y disfrutan con sus rarezas. La realidad: (Casi) ninguna empresa margina de esa forma a su departamento informático, porque depende directamente de él. Pero sí que es cierto que a algunos informáticos les gustar tener su espacio bien definido y organizarlo a su manera, siendo muy quisquillosos a la hora de que los demás lo respeten.   2.- Halt and Catch Fire Inspirada en hechos reales, esta serie americana cuenta la historia de los inicios de la industria informática en el Silicon Prairie de Texas, con su punto fuerte en el desarrollo de los primeros ordenadores personales allá por 1983. La realidad: En esta serie vemos que ser informático es muy duro. Horas y horas de desarrollo, sin dormir, con muchas exigencias para acabar los proyectos. Nada que no sepamos los que pertenecemos al gremio. Pero también nos transmite la idea de que triunfar y ser un pionero en este mundo es relativamente fácil, cuando en realidad llegar a la cima y tener éxito en el mundo de la informática es realmente complicado. Sobre todo si tienes menos dinero que el cuñado de Rocky Balboa. 3.- Sillicon Valley Esta comedia nos cuenta las andanzas de unos informáticos actuales en el mundo de las startups del valle más famoso de los EEUU. Las dificultades sociales y económicas de unas personas nada preparadas para los negocios pero sí para la informática, son el eje central de esta serie que actualmente es uno de los buques insignia del canal HBO. La realidad: No todos los informáticos son tan parásitos sociales y tienen tantísimas rarezas como los que forman esta cuadrilla, pero la realidad es que la inmensa mayoría no están preparados para triunfar a gran escala, cosa que con algo de suerte en Sillicon Valley puedes conseguir. Hacer una app, encontrar financiación y petarlo en San Francisco es un sueño que muchos consiguen. Pero también muchos se quedan en el camino por sus nefastas dotes sociales y de empatía hacia las personas que pertenecen a su gremio. 4.- Mr. Robot Esta gran serie nos cuenta la vida de un informático anclado en el servicio técnico de una multinacional. Su trabajo le aburre, le atormenta y le asquea. Pero cuando llega a casa, sus dotes informáticas cruzan al lado oscuro de la red para aprovecharlas en algo más importante que pasa solo en torno a su habitación. La realidad: Por desgracia muchos informáticos van poco a poco recluyéndose en su propio mundo hasta perder por completo la vida social. Desde su ordenador son capaces de hacer prácticamente cualquier cosa, pero algunos deciden hacer el bien. No todos los hackers son malos, como se lleva creyendo toda la vida, algunos se dedican a reventar cuentas de captación de ISIS o a destapar a pederastas y entregarles los datos a la policía. 5.- Big Bang Theory Sabemos que sus protagonistas nos son exactamente informáticos al 100%, pero como si lo fueran. Su mundo friki gira completamente en torno a internet, lo dominan, y quedarse sin conexión para ellos es una verdadera tortura. La realidad: Dependemos de internet. Y cada día más. Lo que les pasa a los protas de la serie nos pasa a todos. Ya no sabemos vivir sin wi-fi o 4G. Además este perfil de informático que vemos en la serie tiene un lado bueno: tus conocimientos sobre ordenadores te pueden acercar a la vecina buenorra de enfrente. “El amigo informático” que dirían en La Hora Chanante. En resumen, el mundo de los informáticos ha cambiado mucho en poco tiempo. Ahora un informático puede tener tanto o más éxito que una estrella de rock, ser la piedra angular de una empresa y utilizar sus conocimientos para mejorar su estatus social. El informático de Jurassic Park se ha extinguido para siempre.   Fotografía principal: John Robert Marasigan
aerobatic aircraft
Hace unos años nació en Italia un movimiento muy interesante llamado Slow Food, que, en contra de la cultura Fast Food, promueve el disfrute de los productos regionales y las comidas tradicionales, cuyos ingredientes en muchas ocasiones se cultivan de forma respetuosa con el medio ambiente. Esto sucedió en protesta por la apertura de una franquicia de McDonald's en la Piazza di Spagna (Roma). Rápidamente este movimiento fue calando en distintos sectores, creándose lo que se conoce como la Filosofía Slow o Movimiento Slow, que propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, algo a lo que todos estamos expuestos en esta época. Esta tendencia de pensamiento llega al diseño, con el nombre de Slow Design, destacando los beneficios de hacer las cosas más despacio y sobre todo con más visión de futuro. Hacer algo más rápido no significa necesariamente que esté mejor hecho. El diseño es un proceso mental que se traslada a la práctica mediante las herramientas que todos conocemos. Dedicarle el tiempo suficiente a la primera fase hace que el resultado sea mucho mejor, así como acortar en el tiempo la segunda, por lo que hacer las cosas con calma y cariño no es sinónimo de hacerlas más despacio.   Otro ejemplo de mayor eficacia es tener filtros y debates internos en un estudio de diseño, lo que ayuda a presentar al cliente trabajos mucho más potentes.    Principales características del Slow Design · Holístico: Teniendo en cuenta tantos factores relevantes a corto y largo plazo como sea posible. · Sostenible: Teniendo en cuenta los impactos desde su creación y reduciendo el daño en su entorno tanto como sea posible. · Elegante: Mediante la búsqueda de las soluciones más simples y concisas que proporcionen los resultados deseados. · Adaptado: La creación de soluciones específicas que se adapten a una situación particular. · Demócrata: Mantener el proceso y los resultados accesibles a los que lo utilizan, incluidos los no profesionales. · Adaptable: Desarrollo de soluciones que continuarán evolucionando con el tiempo o que pueden ser modificados según sea necesario. · Durable: Haciendo que las soluciones seguras se puedan mantener en el tiempo y reducir al mínimo la necesidad de reparaciones o reemplazo. · No es tóxico: Eliminación de sustancias y procesos contaminantes o tóxicos. · Eficiente: Minimizando las pérdidas de tiempo, mano de obra, energía y recursos físicos.   Aunque el Slow Design Diseño es todavía un concepto relativamente nuevo, podría evolucionar en las siguientes maneras: · Largos procesos de diseño con más tiempo para la investigación, la contemplación y las pruebas de impacto en la vida real · Utilización de materiales y tecnologías locales, con diseños que apoyen las industrias locales, talleres y artesanos. · Diseños que tengan en cuenta la cultura local o regional. · Diseños que estudien los ciclos de tiempo naturales. · Diseños que tengan en cuenta los beneficios de la psicología positiva.   Todo esto no significa que el resultado del trabajo esté relacionado únicamente con el tiempo invertido, se trata de cuidar la metodología, estudiar la competencia, buscar referencias y pensar a largo plazo. En definitiva el proceso de creación hay que disfrutarlo, tanto por parte del estudio, como por parte del cliente.   Fotografía principal: Mark Kamalov
¿Te ayudamos?Cuéntanos qué necesitasEscríbenos