twitter

Hashtags
02/06/2017
Seguramente uses a diario en tus publicaciones los hashtags, pero ¿sabes realmente qué son y cuáles son sus funciones? Estate atento porque hoy te vamos a descubrir los entresijos de este elemento tan presente en nuestras redes sociales. En realidad es una palabra compuesta por “hash" que significa almohadilla en castellano y por “tag” que es etiqueta, esta última nos puede dar una pista de su principal función, que no es otra que clasificar y crear temas que conecten publicaciones similares. Sirve para destacar cualquier tipo de contenido en las redes sociales, facilitando la visibilidad para todas las personas con intereses similares o iguales que buscan por el mismo hashtag. Así, su función en las RRSS es propagar más rápido la información, siendo una herramienta muy utilizada en campañas o eventos de divulgación online. Además es un recurso muy utilizado por las empresas para monitorizar los temas que se están tratando en la red y conocer así los trending topic y establecer así estrategias en redes sociales. La utilización ingeniosa de los hashtags ha catapultado al éxito a campañas publicitarias en redes sociales. Un ejemplo claro es la de la compañía automovilística Volkswagen en el año 2010, que aprovecho el hecho de ser el patrocinador oficial del "Planeta Terra Festival" para promocionar su nuevo modelo Fox. La marca decidió esconder varias entradas en Sao Paolo, ciudad donde se celebraba el evento, y geolocalizarlas en Google Maps. Para poder hacer zoom y ver el lugar exacto donde se encontraban debían escribir tweets utilizando el hashtag #foxatplanetaterra. En tan solo dos horas fue trending topic y el video del evento obtuvo más de 250.000 visitas, un éxito rotundo del uso del hashtags como herramienta de marketing digital. Ahora que ya conoces un poco más acerca de los diferentes cometidos del hashtag, te dejamos 5 consejos para que aprendas a usarlo de forma correcta. Cantidad Debes tener cuidado con la cantidad de hashtags que usas, no hagas spammy, ten sentido común ya que de usar más puedes conseguir el efecto contrario al deseado, perdiendo visibilidad. Cada uno de ellos tiene que ser corto y simple, así es más fácil buscar por el tema deseado y será utilizado por otros usuarios, ya que si tiene muchos caracteres se vuelve muy confuso y pierde el interés. Relevancia Utiliza palabras que concuerden con el contenido publicado y que guarden relación con un tema concreto. Por ejemplo al publicar una fotografía de una hamburguesa y colocar un hashtag más genérico como #comida va a dirigir a imágenes de platos diferentes, en lugar de eso, #hamburguer dirigirá a un contenido mucho más específico. Herramienta de marketing Crea campañas de marketing con hashtags especialmente creados solo para ello. Así no solo se publicita la campaña, sino que también se divulga de forma más rápida a través del hashtag en las redes sociales. Las marcas y empresas también utilizan los hashtags para diferenciarse de los competidores. ¿Qué redes sociales utilizan hashtags? Esta tendencia comenzó en Twitter pero rápidamente llegó a todas las otras redes sociales como Facebook, Instagram, Google+, Pinterest y Tumblr. Cada red social tiene sus características y dependiendo de ello debes utilizarlos de una forma u otra.  Twitter. La clave en esta plataforma es utilizar los hashtags como parte de tu contenido, una palabra que quieras destacar o incluso varias pero nunca debes abusar, 2 o 3 está bien. Además puedes crear tus propios hashtags combinando palabras o titulares de tus campañas de publicidad, pero recuerda buscarlo antes por si alguien más lo ha utilizado antes. Instagram. La regla en esta red social es cuanto más mejor. El objetivo que se busca con su utilización es aumentar la visibilidad de nuestras publicaciones, cuantos más hashtags más oportunidades de que te encuentren en una busqueda. Pero cuidado, no utilices terminos que no esten relacionados con tu contenido podrías obtener el efecto contrario al deseado. Facebook y Google+. En ambos casos, el hashtags no es un elemento natural de estas plataformas por lo que lo debes utilizar para destacar alguna palabra importante del contenido y siempre sin sobrepasarte de dos o tres. Pinterest y Tumblr. Se utilizan como etiquetas de clasificación, así que debes elegir correctamente los hashtags para que sean coherentes con el contenido que muestras en la imagen. Por ejemplo, si tienes una marca de zapatos de piel y utilizamos los hashtags #leader #animal puede ser que nuestros zapatos aparezcan junto con imágenes que nos perjudiquen como manifestaciones por el uso de las pieles de los animales. Aprende más sobre la utilización de hashtags en Pinterest en este artículo. Además en Youtube puedes encontrar multitud de vídeos explicando de forma específica su utilización en las diferentes plataformas, aquí tienes uno. Escoge hashtags que aumenten tu visibilidad Los que están más de moda, los trending topic, pero siempre tratando que sean coherentes con tu contenido. Esto hará que tus likes y followers aumenten, debido a que son muchos los usuarios que los están utilizando en ese momento. Una simple palabra precedida de un # tiene sus propias reglas de juego y deben ser cumplidas para poder aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece. Con esta pequeña guía de uso correcto de los hashtags en las redes sociales esperamos que consigas hacer destacar tus publicaciones en las diferentes plataformas.  ¡Recuerda utilizar los hashtags pero siempre con moderación y coherencia!
9 errores comunes en redes sociales
12/09/2016
En muchas ocasiones las empresas subestiman el valor de una buena gestión de sus redes sociales, ya sea para posicionarse en internet como para mantener y fidelizar su reputación online. La falta de conocimientos o la poca valoración de algunas acciones en redes hace que a menudo las empresas cometan errores clave. Estos errores pueden derivar en problemas como la falta de crecimiento de los seguidores, la no interacción de los fans o la pérdida escalonada de los que ya existían. A continuación os dejo los 9 errores más comunes: 1. No tener una estrategia Debes realizar un plan de medios sociales y plantear unos objetivos a cumplir. Para ello, deberás llevar a cabo estríctamente todas las tácticas y acciones que propongas. No trabajes sin rumbo, estarás perdido. 2. No ser constantes Que el sentido común te guíe a la hora de elegir el número de publicaciones que hagas cada semana. Eso sí, haz las que creas necesarias sin saturar el timeline de tus seguidores, ya que lo único que conseguirás es que te dejen de seguir. Elige unos contenidos que sepas que van a gustar a tu público objetivo y sobre todo, con un ritmo constante. Tu audiencia se acostumbrará a ello. De hecho, si dejas de publicar y con el tiempo vuelves, notarás que cuesta volver a coger el ritmo. 3. No ser un profesional cualificado No seas el listillo de turno que utiliza las redes sociales a nivel personal y cree que puede utilizarlas a nivel profesional. Fórmate, conviértete en una persona especializada que conoce la profesión mejor que nadie. O en su defecto contrata profesionales. 4. No cuidar las publicaciones No basta con que la publicación tenga un copy excepcional o tu artículo sea el mejor del mundo. Tienes que cuidar las publicaciones, por ejemplo, añadiendo una imagen atractiva a ser posible propia. Si no, lo ideal es que la imagen tenga licencia Creative Commons. Existen muchos bancos de imágenes con este tipo de licencia. Encontrarás muchas imágenes y muy chulas. Además, si vas a crear un evento, un concurso, utilizar Facebook Ads, etc, haz una creatividad atractiva que llame la atención. No todo el mundo tiene un diseñador en su empresa, así que puedes utilizar pequeños programas muy sencillos de manejar, como por ejemplo Canva, que te ayudarán a hacer una creatividad potente y llamativa. 5. No analizar las estadísticas Ya sea semanal o mensualmente, debes estudiar y analizar las estadísticas que arrojen tus redes sociales. No sirve con echarles un vistazo, tienes que aprovecharlas y sacarles todo el partido. Un buen análisis te ayudará a seguir la línea de lo que está funcionando y cambiar lo que no tenga éxito. Parece muy sencillo pero realmente es uno de los pasos más complicados. Lleva su tiempo entenderlas y su análisis es prácticamente infinito. No te agobies, usa las que realmente sean útiles. 6. No responder a los usuarios Aunque muchas veces poner un simple me gusta al comentario puede ser suficiente, intenta responder a todos. De este modo, conseguirás feedback y harás que tus seguidores interactúen y participen en todas tus publicaciones, consiguiendo que sean más virales. Es muy importante seguir un estilo propio (que tienes que haber establecido con anterioridad) en función de la marca que representes. Puedes emplear un tono más cercano o más formal. También depende del perfil de tus seguidores. Busca tu tono y encontrarás el éxito. 7. No usar herramientas Si estás empezando intentarás abarcarlo todo. Pero a la larga (si manejas varias cuentas o redes) necesitarás herramientas online que te ayuden a agilizar todos los procesos. Con ellas podrás aprovechar tu preciado tiempo en otras tareas igual de importantes. Hay infinidad de herramientas, todas muy sencillas de usar, como por ejemplo: Sprout Social, Hootsuite, Buffer… Algunas tienen versión gratuita limitada que pueden ayudarte a arrancar. 8. No tener un plan de crisis Es necesario tener un plan de crisis en redes sociales que te ayude a gestionar la reputación online de tu marca en los peores momentos. Son muchas las empresas que carecen de este plan y llegado el momento lo echan de menos. Estudia las debilidades de la empresa y tenlo siempre a mano, ya que en internet todo ocurre muy rápido y cuando menos te lo esperas. Aquí os dejamos una guía de Vilma Nuñez sobre el tema. 9. No probar y experimentar Prueba cosas nuevas. Cambia de creatividades, el tipo de publicaciones, el display, el tono, el horario... No tengas miedo a innovar, a poner en práctica tus ideas (por muy arriesgadas que sean). Utiliza las analíticas y toda la información útil que te dan. No desesperes, darás con la fórmula (que nunca es secreta).   Empezar siempre es complicado. Pero te aseguramos que si sigues una rutina, organizándote bien y optimizando el tiempo, puedes conseguir todo lo que te propongas. Hay una infinidad de errores que no se deben cometer. Si se te ocurre alguno, no dudes en compartirlo con nosotros.  
Engagement - Manos tatuadas unidas por el dedo indice.
25/09/2015
Qué es el engagement Uno de los tantos términos anglosajones que hemos acabado adoptando en marketing online, que en este caso se refiere al compromiso o la relación que establece una marca con sus usuarios o audiencia y cuyo objetivo objetivo final sea la venta de productos o servicios. El engagement es lo que hace que tu comunidad permanezca fiel a tu marca después de consumir tus productos o servicios. Es decir, el usuario se queda contigo porque le interesa tu contenido, quiere participar, le parece interesante lo que haces y lo que compartes. Existe un vínculo, una conexión... vamos que hay feeling. Por ejemplo, imagínate que un día quedas con alguien que a primera vista te atrae, te lleva a cenar a un sitio muy cool, tú no has visto nada parecido, todo mola mucho; luego te lleva a un concierto de un grupo del que no habías oído nada (a pesar de de que te crees que tienes algo de cultura musical) y te encanta, y así toda la noche. Vamos, que estás esperando el siguiente paso con entusiasmo. Y así día a día, no todos los días son igual de emocionantes pero en general lo que te propone te interesa, y mucho. Te gusta la historia ¿no? pues tu también tienes que poner de tu parte. Debes interactuar en la conversación, puedes decir lo que te gusta o lo que mejorarías. Eres un prosumer y sin embargo esta relación te ha cautivado. ¿A que seguro que acabas comprando lo que te ofrece? Pues algo así es el engagement. Una primera acción de marketing atrae a los usuarios para realizar la primera compra pero debemos mantener el engagement para que los usuarios continúen comprando. Cómo se puede conseguir más engagement  Pues lógicamente debes conocer cuál es el público objetivo de tu marca. Me refiero a conocer de verdad, analizarla a fondo, cuáles son sus gustos, sus costumbres (su lifestyle), todo lo que puedas saber te ayudará. Habla con tu comunidad de forma clara, crea conversaciones, deja que fluya el debate pero también toma la iniciativa y participa en ellas. Contesta a todas sus preguntas. Favorece el feedback, que haya bidireccionalidad en tus conversaciones crea vínculos más fuertes, hace que tu marca sea más humana. Es decir, que parezca que hay alguien detrás de una empresa cuyo único objetivo parece que es vender. Y como hemos comentado en otros post crea o comparte contenido original, auténtico, interesante, que invite a la reflexión, haz preguntas y pide opinión, es decir, que te atraiga y te apetezca leer, cosa bastante complicada teniendo en cuenta lo rápido que se mueve el usuario en internet, pero con paciencia se puede conseguir.  Analiza las publicaciones que han tenido más éxito en tus redes sociales. Facilita widgets o plugins para que el contenido que te ha costado tanto crear pueda compartirse y con suerte se haga viral. Cómo se puede medir el engagement Es muy complicado medir un compromiso o un sentimiento, pero básicamente lo que haremos es calcular la Tasa de Engagement o Engagement Rate (ER) Primero haremos un sumario de todas las interacciones de las redes sociales: Facebook: Nº de me gusta, comentarios y compartidos Twitter: Nº de favoritos, respuestas y retuits A continuación calcularemos la fórmula del ER con 3 denominadores distintos en función de lo que más nos interese: 1.- Impresiones o alcance Interacciones/ impresiones: nº de veces que se ha visto una publicación en twitter x 100 Interacciones /alcance: nº de personas que han visto tu publicación en Facebook x 100 Nos indica el ER en función de las personas que han visto nuestras publicaciones. Mejor usarlo en comunidades grandes, sobre todo en las que haya que pagar. El Inconveniente es que solo se puede usar para cuentas que administremos, es decir, no conoceremos las de nuestra competencia. 2.- Fans o seguidores Interacciones/Fans de facebook x 100 Interacciones/followers en twitter x 100 Nos dice el engagement generado en función de nuestros fans, de modo que podemos conocerlo aunque no administremos esas cuentas. Pero de esta forma hacemos la conversión en función de nuestros fans, nos hayan visto o no. 3.- Interacciones ponderadas/impresiones o alcance Las interacciones ponderadas se calculan:  Por ejemplo en twitter: (nº de favoritos) x 1 + (nº de respuestas) x 2 + (nº de retuits)x3/ impresiones o alcance Esta fórmula hace distinción en función de la interacción que realice la audiencia, es más exacta pero más costosa. ¿Cuál elegir? depende, para informes más detallados la 3ª, para conocer el engatement de la competencia la 2ª y para análisis rutinarios la 1ª. Si quieres información más detallada consulta el fantástico post de Paz Martín. Conclusión Para conseguir más engagement hay muchas formas y desde luego sencillo no es. Básicamente aprender a escuchar, observar y conversar con tu audiencia es una buena forma de empezar a crear más lazos "afectivos" con tu comunidad. Y por supuesto no importa la cantidad si no la calidad de nuestras relaciones. Que nuestros usuarios sean muchos o pocos, pero que sean fieles.