engagement

Cómo gestionar tu página de empresa de Linkedin
Linkedin es la red social profesional por excelencia. Si tienes un negocio y quieres potenciarlo, debes tener una página de empresa en Linkedin que te ayude a conectar con personas y con otras empresas con las que tengas intereses comunes, pudiendo intercambiar así información y opiniones con otros profesionales. Es decir, Linkedin nos ofrece, entre otras cosas, nuevas oportunidades de negocio y toda una red de contactos que aprovechar. Dentro de Linkedin existen perfiles profesionales, páginas de grupos y páginas de empresa, pero en este artículo nos centraremos en estas las últimas para aprovechar su potencial como herramienta de marketing. Este tipo de perfiles empresariales se crearon para dar a conocer datos de nuestro negocio, comunicar cambios realizados, aportar información sobre nuevos proyectos realizados e incluso ofrecer empleo. Una vez has creado tu página de empresa, cumpliendo los requisitos que exige Linkedin, comenzará tu tarea más importante: empezar a gestionarla. No vale con crearla y dejar ahí. Si de verdad quieres que esta herramienta sirva para que tu negocio crezca y pase al siguiente nivel, debes dedicarle tiempo y conseguir que sea una extensión del día a día de tu negocio. El objetivo es que tu mismo, o una empresa especializada, consiga que tu perfil empresarial muestre al mundo la esencia de tu negocio, sus valores, su filosofía y su vitalidad. Para ello, te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a dar tus primeros pasos en esta red social profesional.   Planifica y publica Créate un calendario de publicaciones. Que tus seguidores vean que te lo tomas en serio y se acostumbren a ver tus novedades a la misma hora. Mantener tu perfil empresarial actualizado es muy importante, pero no satures a tus seguidores. Los usuarios de Linkedin se suelen conectar a primera hora de la mañana o a última después del trabajo. No llenes sus timelines con más de dos publicaciones diarias. Puedes publicar tanto como quieras, pero si quieres que tu perfil sea útil al menos haz una publicación a la semana. Tus seguidores se familiarizarán con tu empresa. Es aconsejable seguir tu palnificación, pero también debes tomar una actitud proactiva en caso de que surjan nuevos eventos o noticias fuera del calendario. De todo lo que publiques semanalmente, reservale un hueco a tu talento. Destaca una vez a la semana algún proyecto reciente, algún servicio destacado que hayas ofrecido o una de tus últimas creaciones. Se dedique a lo que se dedique tu empresa, tienes que demostrar que lo haces genial.   Contenido breve e interesante Tus publicaciones deben contener titulares cortos y textos concisos e interesantes. No vale que copies y pegues el contenido de otro sitio. Si tu audiencia ya lo ha leido en otro sitio, no leerá lo tuyo. Intenta que sea contenido único e interesante. Lo que a ti te gustaría leer. Además añade llamadas a la acción del usuario como links, gráficas, vídeos de Youtube e imágenes atractivas. Como imaginamos que sabrás, en las redes sociales es muy importante tener en cuenta estos factores ya que aumentará el engagement y la participación de tu audiencia. Un truco: Los vídeos aumentarán hasta un 75% la tasa de compartición. La imagen que muestres a los usuarios de Linkedin será tu carta de presentación, por lo que debe ser atractiva, única y dinámica. Que destaque del resto de la competencia. No te dé miedo ser un poco arriesgado sin perder la esencia de tu negocio. Escucha a tu audiencia Haz preguntas interesantes sobre nuevos productos, servicios, proyectos o tendencias de tu mismo sector. Las publicaciones que contienen preguntas tienen un 50% más de comentarios, así que hazle a tu audiencia las preguntas correctas. Da feedback a tus seguidores asegurándote de contestar a sus comentarios y agradecer que compartan el contenido. Si sus comentarios son útiles, házselo saber y agradéceselo. En algunos casos habrá que eliminar comentarios inapropiados para mantener la profesionalidad y seriedad de tu perfil empresarial, aunque por suerte en Linkedin no suele ser tan común este tipo de conductas como en otras redes sociales no profesionales.   Hacer un buen copy es muy complicado y en ocasiones funciona el que menos esperábamos. Por eso debes experimentar con tu audiencia. Prueba contenidos inspiracionales, informativos, entretenidos, emocinales... o haz una mezcla de ellos. Compara los resultado y encontrarás la tecla que tocar para que todo funcione como tú te mereces.   Cuidado con el Hipertargeting Tu contenido debe ser lo suficientemente interesante como para que se pueda consumir rápidamente. Enfócalo a tu target de usuarios pero ten cuidado, no definas de forma excesiva el objetivo de tu publicación ya que puedes hacer hipertargeting y perder de esa forma posible audiencia objetivo. Hay ocasiones en las que si que te interesará segmentar la audiencia mucho más. Por ejemplo cuando tu empresa realice un evento o un nuevo proyecto en un determinado lugar. No te cierres puertas ni las abras demasiado.   Analiza el camino del éxito Aprende a utilizar todas las herramientas de análisis de Linkedin para descubrir cuáles han sido tus publicaciones más exitosas. Analiza la orientación de la audiencia, el tipo de contenido, la hora del día y la frecuencia de las interacciones. Toda esta información te permitirá elaborar una estrategia de contenidos que vaya teledirigida a tu audiencia aportándoles el contenido que les gusta leer y a las horas de mayor disponibilidad. Echa las redes y atrae seguidores La unión hace la fuerza. Comparte el contenido de tu empresa con amigos, familiares y profesionales de tu perfil personal de Linkedin, amplificando así su alcance. Y si consigues que ellos a su vez la difundan con sus contactos, mucho mejor. Si lo haces bien, conseguirás un tercio más de todas las impresiones de tus publicaciones. Utilizando vídeos de Youtube se consiguen el doble de acciones de amplificación, así que bucea en su infinito catálogo y ofrece a tus seguidores el contenido audiovisual que más les interese. Detrás de tu empresa hay personas que la hacen estar viva y que funcione. Por eso debes involucrar a los empleados de tu empresa. Que tengan sus perfiles profesionales optimizados, actualizados y que enlacen con tu perfil empresarial en Linkedin. Que estén orgullosos de pertenecer a ella y te ayuden a darla a conocer. Deja rastro para llegar hasta tu perfil empresarial. Muestra enlaces a tu página de Linkedin en tus sitios de referecia, como un blog o una pagina web, incluso en otras redes sociales que tengas activas. De esta forma conseguirás más tráfico a tu página empresarial. Únete a grupos de target relevantes o incluso de tus clientes. Participa en la discusiones y en cuanto tengas la oportunidad, echa las redes y enlaza con tu página de empresa ofreciendo ayuda y colaboración. Un último empujón Un poco de inversión nunca viene mal. Patrocina tus publicaciones con más éxito. Ya que sabes que es buena, ahora que lo sepa todo el mundo. Las herramientas que Linkedin para promocionaerte se complementan con informes muy detallados de dichas publicaciones patrocinadas. Estos informes te servirán para ir ajustándo el target objetivo y hacer que rentabilices al máximo tu inversión. Piensa que la vida es muy corta para esperar resultados a largo plazo. Si puedes permitirte darle ese empujón a tu crecimiento en Linkedin, tu negocio te lo agradecerá.   Todos estos consejos deberían ayudar a que la imagen de tu empresa en Linkedin esté optimizada al máximo. Piensa que durante 2015, Linkedin ha sido la herramienta online que más a movido el mundo empresarial y del empleo a nivel mundial. Solo en España, el 68% de los internautas dicen utilizar esta red tanto para buscar trabajo como para buscar empresas a las que contratar sus servicios. No puedes quedarte fuera de juego. Y si no tienes tiempo, siempre puedes recurrir a una empresa profesional que gestione tus perfiles sociales y que ponga a tu negocio en el mapa de Linkedin para siempre.   Fotografía principal: Daniel von Appen
¿Qué es y cómo aumentar el engagement en las redes sociales?
Qué es el engagement Uno de los tantos términos anglosajones que hemos acabado adoptando en marketing online, que en este caso se refiere al compromiso o la relación que establece una marca con sus usuarios o audiencia y cuyo objetivo objetivo final sea la venta de productos o servicios. El engagement es lo que hace que tu comunidad permanezca fiel a tu marca después de consumir tus productos o servicios. Es decir, el usuario se queda contigo porque le interesa tu contenido, quiere participar, le parece interesante lo que haces y lo que compartes. Existe un vínculo, una conexión... vamos que hay feeling. Por ejemplo, imagínate que un día quedas con alguien que a primera vista te atrae, te lleva a cenar a un sitio muy cool, tú no has visto nada parecido, todo mola mucho; luego te lleva a un concierto de un grupo del que no habías oído nada (a pesar de de que te crees que tienes algo de cultura musical) y te encanta, y así toda la noche. Vamos, que estás esperando el siguiente paso con entusiasmo. Y así día a día, no todos los días son igual de emocionantes pero en general lo que te propone te interesa, y mucho. Te gusta la historia ¿no? pues tu también tienes que poner de tu parte. Debes interactuar en la conversación, puedes decir lo que te gusta o lo que mejorarías. Eres un prosumer y sin embargo esta relación te ha cautivado. ¿A que seguro que acabas comprando lo que te ofrece? Pues algo así es el engagement. Una primera acción de marketing atrae a los usuarios para realizar la primera compra pero debemos mantener el engagement para que los usuarios continúen comprando. Cómo se puede conseguir más engagement  Debes dividir tu estrategia para enfocarse tanto en las interacciones con el público como en las acciones para mejorar la calidad del contenido publicado. Lógicamente debes conocer cuál es el público objetivo de tu marca. Me refiero a conocer de verdad, analizarla a fondo, cuáles son sus gustos, sus costumbres (su lifestyle), todo lo que puedas saber te ayudará. Habla con tu comunidad de forma clara, crea conversaciones, deja que fluya el debate pero también toma la iniciativa y participa en ellas. Contesta a todas sus preguntas y favorece el feedback. Anima al público a crear contenido en el que la marca esté presente y compártelo en tus redes. Que haya bidireccionalidad en tus conversaciones crea vínculos más fuertes, hace que tu marca sea más humana. Es decir, que parezca que hay alguien detrás de una empresa cuyo único objetivo parece que es vender. Crea y comparte contenido incitante, interactivo, original y auténtico, que invite a la reflexión, haz preguntas y pide opinión. Publica algo que le atraiga al público, que sea útil y que le apetezca leer, cosa bastante complicada teniendo en cuenta lo rápido que se mueve el usuario en internet, pero con paciencia se puede conseguir. Facilita widgets o plugins para que el contenido que te ha costado tanto crear pueda compartirse y con suerte se haga viral. No olvides analizar las publicaciones que han tenido más éxito en tus redes sociales. Sigue los progresos y evalúa los resultados para saber si lo que estás haciendo funciona como querías.   Cómo se puede medir el engagement Es muy complicado medir un compromiso o un sentimiento, pero básicamente lo que haremos es calcular la Tasa de Engagement o Engagement Rate (ER) Primero haremos un sumario de todas las interacciones de las redes sociales: Facebook: Nº de me gusta, comentarios y compartidos Twitter: Nº de favoritos, respuestas y retuits A continuación calcularemos la fórmula del ER con 3 denominadores distintos en función de lo que más nos interese: 1.- Impresiones o alcance Interacciones/ impresiones: nº de veces que se ha visto una publicación en twitter x 100 Interacciones /alcance: nº de personas que han visto tu publicación en Facebook x 100 Nos indica el ER en función de las personas que han visto nuestras publicaciones. Mejor usarlo en comunidades grandes, sobre todo en las que haya que pagar. El Inconveniente es que solo se puede usar para cuentas que administremos, es decir, no conoceremos las de nuestra competencia. 2.- Fans o seguidores Interacciones/Fans de facebook x 100 Interacciones/followers en twitter x 100 Nos dice el engagement generado en función de nuestros fans, de modo que podemos conocerlo aunque no administremos esas cuentas. Pero de esta forma hacemos la conversión en función de nuestros fans, nos hayan visto o no. 3.- Interacciones ponderadas/impresiones o alcance Las interacciones ponderadas se calculan:  Por ejemplo en twitter: (nº de favoritos) x 1 + (nº de respuestas) x 2 + (nº de retuits)x3/ impresiones o alcance Esta fórmula hace distinción en función de la interacción que realice la audiencia, es más exacta pero más costosa. ¿Cuál elegir? depende, para informes más detallados la 3ª, para conocer el engatement de la competencia la 2ª y para análisis rutinarios la 1ª. Si quieres información más detallada consulta el fantástico post de Paz Martín. Conclusión Para conseguir más engagement hay muchas formas y desde luego sencillo no es. Básicamente aprender a escuchar, observar y conversar con tu audiencia es una buena forma de empezar a crear más lazos "afectivos" con tu comunidad. Y por supuesto no importa la cantidad si no la calidad de nuestras relaciones. Que nuestros usuarios sean muchos o pocos, pero que sean fieles.   Fotografía principal: Rodion Kutsaev