tutorials

Canasta por la noche
Cada vez que hablo con alguna empresa o particular todos ellos parecen conocer la importancia de tener un blog e incluirlo en la estrategia de marketing de contenidos. Sin embargo, la gran mayoría no cuenta con un calendario editorial que seguir. Los dueños de esos blogs corporativos o de marca personal hacen especial hincapié en el SEO o en la generación de valor, pero parece olvidárseles lo más importante, la planificación. Este es el principal germen de muchos blogs que comienzan con muchas ganas y publicando con regularidad y pronto se les acaban las ideas y abandonan la actividad. La consistencia es esencial para el desarrollo de una marca online, si no creas contenidos novedosos y posteas con bastante frecuencia pasarás al olvido de Google y perderás la fidelidad de los usuarios. Además, los calendarios editoriales son una herramienta fundamental para visualizar nuestra estrategia de contenidos a medio/largo plazo y poder adaptarla a nuestros objetivos empresariales. Así como, nos ayuda a seleccionar contenidos de calidad y mantener un flujo constante de trabajo. En esta guía te mostramos como planificar el contenido del blog mediante un calendario efectivo. ¿Qué pasos debes seguir? Investiga primero Antes de comenzar a escribir ideas sobre posts y plasmarlas en un calendario, es importante echar la vista atrás, analizar los resultados de las publicaciones del blog hasta el momento. De esta forma podemos averiguar cuáles son los intereses de la audiencia y qué tipo de usuarios leen el blog. ¿Cómo encontrar esta información? A través de Google Analytics puedes descubrir toda la información relevante para conocer los gustos de tu audiencia. Desde el apartado Comportamiento > Contenido del sitio > Todas las páginas, puedes acceder a este listado en el que aparecen ordenados todas las entradas del blog por visualizaciones. Una vez hayas analizado este contenido, lo ideal es crear un perfil de los intereses del usuario tipo de tu blog y escoger temas relacionados para tu calendario de contenidos. Te recomendamos que al menos analices los últimos 6 meses. Los reportes generados tras el envío de newsletter pueden ser otra forma de descubrir las preferencias de tu audiencia. Si utilizas Mailchimp puedes acceder a analíticas muy detalladas de cada una de tus campañas que pueden arrojar luz a tu investigación, como por ejemplo el número de veces que se ha abierto o cuantas veces han hecho click sobre el link que contiene, entre otros parámetros. ¿Acabas de abrir el blog y no cuentas con datos de meses anteriores? No te preocupes, existen otras formas de analizar tu target. Haz una escucha en las redes sociales y descubre de qué hablan los usuarios. Para ello puedes monitorizar las conversaciones de los seguidores de tu marca y de esta forma averiguar sus intereses. Este análisis también lo puedes llevar a cabo incluso si ya tenías un blog dado que gracias a esta escucha activa podrás descubrir contenido potencial que quizás hasta el momento no has tenido en cuenta y no has escrito sobre ello. Fija los objetivos de tu campaña de contenidos Una vez terminado todo el análisis previo es fundamental marcar unos objetivos. ¿Buscas atraer nuevos leads? ¿Aumentar el tráfico del blog? ¿Mejorar tu marca personal? ¿Cuál es tu fin último? Para poder definir unos objetivos de manera coherente es importante realizar un análisis previo. En primer lugar debes tener claro cuál es el valor añadido de nuestro blog, qué lo hace diferente y consigue que lo lean (o lo vayan a leer) respecto a la competencia. Después debes saber a quién va a ir dirigido (esta pregunta nos va a ser fácil responderla gracias a todo el análisis previo). Y por último, tienes que establecer unas keywords, que aunque orientativas, van a marcar la ruta de nuestros post de momento. Según vaya pasando el tiempo, podrás comprobar si estas palabras clave están funcionando y atrayendo usuarios o debes cambiarlas. Busca inspiración en otros blogs Gracias a los análisis previos realizados sobre los intereses de las audiencias ya vas a tener una idea de las temáticas de tus contenidos, pero ahora llega el momento de buscar temas concretos a desarrollar en tus artículos. No es cuestión de copiar, sino de inspirarte y mostrar una visión del tema adaptada a la personalidad de tu marca. Para agilizar tu búsqueda puedes utilizar herramientas como Feedly o Buzzsumo, que te ayudan a encontrar y captar ideas de referentes de calidad. Para no perder ninguna de las referencias, crea un documento Excel y guarda todos los links junto con la fuente que te va a servir de inspiración y el título provisional para tu blog. Importante: A la hora de elegir este contenido ten en cuenta las temáticas previamente fijadas, así como las Keywords y el ciclo de compra del usuario para asegurarte que cubres cada una de las fases (Descubrimiento - Consideración - Conversión) con los artículos escogidos. Crea tu calendario ¡Es hora de planear la estrategia! Ya conoces tus objetivos, el público al que te diriges y sus intereses, así como los temas a desarrollar, solo falta ponerlo todo en orden en un calendario editorial. Para ello, puedes crear una hoja de Excel en Google Drive que te permite trabajar en equipo, compartiendo y modificando un mismo documento. A la hora de crear este calendario deberás tener en cuenta cuáles son los días con más visitas para postear los artículos con más posibilidades de viralizarse. También debes de establecer cuál es la mejor época para el lanzamiento de cada tipo de contenido: verano, navidad, vuelta al cole… Seguramente no seas el único que trabaje con este documento por lo que es imporatnte que incluyas toda la información de cada blog, como por ejemplo: el título, el autor, a quién va dirigido y el objetivo. Esto facilitará y agilizará la gestión del blog a todo el equipo. Esperamos que hayas entendido la importancia de planear un calendario editorial para así hacer crecer tu empresa o marca personal y cómo desarrollarlo.  En nuestro blog también puedes encontrar otros tutoriales paso a paso para llevar tus estrategias de marketing al siguiente nivel.    Fotografía principal: Insung Yoon
Foots in the swimming pool
A menudo me encuentro con clientes que tienen serias dificultades para explicarnos en qué consiste su proyecto web. Les cuesta mucho organizar la información y definir aquellos datos que son más importantes a la hora de hacer un presupuesto de desarrollo web. Por este motivo os dejo un breve esquema de cómo debe ser un briefing para el desarrollo o diseño de un sitio web.   Descripción del proyecto Empezaremos nuestro briefing haciendo una descripción del proyecto en líneas generales, de la empresas u organización que lo respalda y del contexto del mismo. No estamos escribiendo una novela, conviene ir al grano y resumirlo en no más de 2 ó 3 párrafos. Datos de contacto Datos de contacto de las personas implicadas en el proceso de desarrollo así como de sus departamentos. Público objetivo  Aquí presentaremos la audiencia y el público objetivo al que irá dirigido el sitio web. Edad, zona geográfica, nivel socioeconómico, sexo, profesiones, estudios, aficiones, etc.. Tampoco hay que profundizar en esto y basta con tener una idea somera del asunto. Productos o servicios ofrecidos Descripción de los productos o servicios que ofrece la empresa de una forma esquemática y sin profundizar. En el caso de no existir productos o servicios, como por ejemplo una web para concienciar a la gente sobre el movimiento vegano, obviamente no hará falta completar este apartado. Competencia Definición de los principales competidores tanto a nivel nacional como internacional. Siempre debemos incluir los links a las páginas de esas empresas u organizaciones. Referencias Ejemplos de webs que gustan y a las que hay que parecerse o superar. Este apartado es muy útil a la hora de dar a entender los gustos y el nivel de diseño. Presupuesto Es muy importante definir un presupuesto y exponerlo abiertamente. De igual forma que hacemos cuando vamos a comprarnos un portátil o un coche, es muy conveniente ser claros con esto. Hay que buscar proveedores de confianza y confiar en ellos. Un proveedor serio podrá asesorar y valorar todo mucho mejor teniendo una horquilla de presupuesto. No hagamos que nos enseñen el Porsche si solo tenemos presupuesto para un Dacia. Además esto puede ahorrarte mucho tiempo en negociaciones y búsqueda de proveedor.  Objetivos Empezaremos por definir los objetivos más intangibles, aquellos que ayudan a entender en términos generales de qué va la vaina, pero que no se pueden medir con exactitud. Algunos ejemplos serían:  · Dar a conocer la marca · Promocionar los servicios de la empresa · Mejorar la presencia online · Mejorar la usabilidad Y después pasamos a centrarnos en la definición de aquellos objetivos que sí se pueden medir y que después pueden pasar a ser los famosos KPIs. Estos objetivos son los que realmente nos interesan ya que van a condicionar en gran medida muchas de las decisiones de diseño y desarrollo. Debemos dividirlos en dos: Objetivo principal  Motivo por el cual se quiere desarrollar el sitio web, el goal principal, aquello que más nos interesa conseguir. Ejemplos de objetivos principales típicos serían:  · Vender determinado producto. · Conseguir potenciales clientes (leads). · Obtener donativos.  Objetivos secundarios Otros objetivos que, si bien no son críticos, su consecución nos puede resultar de gran ayuda. Ejemplos de objetivos secundarios serían:  · Conseguir suscriptores a la newsletters. · Conseguir usuarios registrados. · Conseguir comentarios en los post. · Conseguir reviews de productos. Mapa de sitio Si tienes alguna idea de las secciones, tipos de contenido o mapa de sitio conviene especificarlo aquí. Si no sabes cómo organizar el contenido simplemente especifica qué tipo de información quieres mostrar en la web.  Idiomas Definir en qué idiomas deberá estar disponible el sitio. También indicar si el cliente proveerá los textos traducidos o la empresa de desarrollo debe encargarse de esto. Tiempos Plazos de entrega final y entregas parciales.  Imagen corporativa y diseños Si la empresa u organización dispone de logo es conveniente adjuntarlo al briefing. Si hay diseños o ejercicios de UX o diseño previos también conviene adjuntarlos. Funcionalidades En este apartado es donde hay que definir cualquier cosa que queramos que haga el sitio web. Es la parte más importante de todo el briefing web y donde debemos explayarnos con los detalles, ya que es la que más influye en el coste de desarrollo. Si tenemos algún conocimiento técnico o sabemos más o menos de lo que hablamos es importante dar cuantos más detalles mejor. Si no tienes ni idea, es mejor ser prudente e intentar explicar de forma simple qué cosas quieres que haga la web.  Si no sabes cómo se llama algo puedes poner ejemplos de otras webs pegando la dirección de la web que hace aquello que quieres. Por ejemplo: Quiero que las fotos del producto se vean como en zara.com https://www.zara.com/es/es/rebajas/hombre/blazers/blazer-cuadros-marino-c436046p4606523.html Ejemplos de funcionalidades comunes son: · Diseño responsive (adaptativo). · Sistema de venta online con carrito de la compra y pago con tarjeta y PayPal. · Buscador por palabras. · Buscador por palabras y autocompletado · Blog con comentarios y bloque de artículos relacionados. · Posibilidad de registro de usuarios con Facebook (Login with Facebook). · Sistema de reservas de pistas de paddel. · Área de clientes donde podrán descargar archivos. También es importante detallar cualquier integración que haya que hacer con otros programas o webs. Por ejemplo: · La tienda virtual debe integrarse con un sistema CRM. · El catálogo de piezas deberá actualizarse diariamente contra nuestro sorfware de gestión de almacen. Tecnología Si se trata de un sitio nuevo y tienes predilección por alguna tecnología en particular debes definirlo. Si no lo tienes claro ponte en manos de profesionales y déjate asesorar. Siempre he defendido que hay que elegir un proveedor de confianza y trabajar con la tecnología que dicho proveedor domine. Se contrata a profesionales y estos profesionales deben decidir cuál es la mejor tecnología para cada proyecto. En el caso de que se trate de rediseño hay que dejar muy claro cuál es la tecnología actual y si hay que mantenerla o se puede cambiar. Alojamiento web Indicar el presupuesto disponible para alojamiento web.  También se pueden incluir extras para mejora del rendimiento o la seguridad como por ejemplo la contratación de un CDN o un certificado SSL. Dominios Si ya se dispone de un dominio conviene detallarlo. Si no se dispone del mismo se deben sugerir nombres de dominios para comprobar su disponibilidad. Mantenimiento Especificar si se dispone de un equipo para actualizar el contenido o necesitas contratar este servicio.   Y esto es todo. Fácil ¿verdad? También puedes incluir cualquier otra información que estimes oportuna, pero recuerda obviar todo aquello que no sea de interés para valorar el desarrollo. Ahora ya no tienes excusa para lanzarte con esa idea loca de web que tienes en mente. Ponte manos a la obra, crea un briefing para tu proyecto online y busca una empresa de diseño web que te elabore un presupuesto.   Fotografía principal: Angelo Pantazis
Cómo crear un bloque de contenido relacionado con views en Drupal 7
Como suele ser habitual en Drupal, siempre hay varias formas para resolver un problema. En este caso queremos hacer un bloque de contenido relacionado para que se muestre en un nodo, por ejemplo el típico bloque de noticias relacionadas que se muestra en el nodo de una noticia. Lo que necesitamos es crear una view que muestre noticias del mismo término de taxonomía que el nodo en el que se mostrará el bloque y, por supuesto, que no nos muestre el mismo nodo en el que estamos. Para ello debemos seguir los siguientes pasos: 1.- Creamos una view con un display tipo bloque. 2.- Añadimos los campos que queremos que aparezcan como título, fecha y foto. 3.- Añadimos un filtro contextual para excluir el nodo actual. Hacemos click en “Añadir Filtro contextual” Seleccionamos “Contenido: Nid (El ID del nodo)”. Ahora cuando el filtro no está disponible seleccionamos “Proporcionar valor predeterminado” y en Tipo seleccionamos “ID de contenido desde URL” Por último vamos a la sección “Más” y marcamos la casilla “Excluir - Si se marca, los números indicados para el filtro serán excluidos en lugar de limitar la vista”. 4.- Añadimos un segundo filtro contextual:   Seleccionamos “Contenido: Tiene un id de un término de taxonomía“. Cuando el filtro no está disponible seleccionamos “Proporcionar valor predeterminado” y en Tipo seleccionamos “ID de término de taxonomía desde la URL” y después marcamos la casilla “Load default filter from node page, that's good for related taxonomy blocks” y seleccionamos el vocabulario que queramos. Si no carga la lista de vocabularios, pincha en guardar y vuelve a hacer click en el filtro conceptual. 5.- Ahora ya solo queda ir a la configuración de bloques y ubicar el bloque en la región y el tipo de contenido que nos interese. Y ya tenemos nuestro bloque de contenido relacionado con views en Drupal 7.   Fotografía principal: Nicolas Hoizey
¿Te ayudamos?Cuéntanos qué necesitasEscríbenos